El homicida se "oculta" en los cuatro chips del celular robado a María Teresa Lobato.

El misterio se develaría en las abundantes charlas existentes en ese teléfono. La fiscal Farrán Serlé intenta sortear el muro de silencio, edificado en verdades a medias ¿y vidas paralelas? Sin prisa, pero sin pausa, esta semana la Fiscalía profundizará la búsqueda del homicida de María Teresa Lobato y el misterio, al parecer, tiende a develarse desde los cuatro chips utilizados por la víctima en el aparato celular que le fue sustraído.
La joven madre, de 19 años, fue asesinada el 28 de abril pasado mientras permanecía con su hija (de 2 años y 10 meses) en la casa que cuidaba en Toro Pozo, distante 8 kilómetros de Los Telares, departamento Salavina.
De acuerdo con la investigación que timonea la fiscal Aída Farrán Serlé, el crimen se perpetró entre las 13 y las 14. No más allá. Estalló minutos después de que la joven fuese visitada por el vendedor de muebles colombiano, cuya presencia tal vez obró como disparador del ataque del homicida con una seguidilla de puñaladas: 18 en total. "Las tres primeras, con la mujer sujetada de atrás por el cabello y directo a la nuca", confió un experto de la medicina.
¿Por qué la presencia del colombiano pudo desencadenar la ira del criminal? Se sospecha que el asesino acordó ver a María Teresa, o bien la vigilaba. Recordemos que en la escena habría estado presente un misterioso auto. Así pudo presenciar el paso del colombiano; hoy único detenido en la causa.
Un hecho clave es el robo del celular de la mujer, por parte del agresor.
Se entiende que el marido, Gustavo Cejas, se encontraba en Córdoba. Ella criaba a su hija y al único al que veía a diario era un hermano adolescente, quien llegaba para hacerle compañía, después de las 18.
Ahora, dos semanas después del horror, se supo que la joven utilizaba cuatro chips. Y hay tres hombres sospechosos del homicidio. Además del colombiano, dos sujetos del círculo íntimo. Farrán Serlé sabe que el contenido del celular le proporcionará las respuestas hoy vedadas. Al día, la mujer recibía como máximo tres sms del esposo. Sin embargo, de los restantes contactos hay hasta 20 sms por jornada.

Por si ello resultara sólo una mera casualidad, el trío investigado borró a María Teresa como contacto y eliminó el "arsenal" de sms intercambiados entre diciembre del 2016 y horas antes del desenlace sangriento.
Fuente: El Liberal.

Diario Sud

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram