Habló el colombiano y las sospechas del homicidio de Teresa ahora se trasladan a varios amigos.

Seis días después del horror de Teresa Lovato, la Fiscalía indagó al colombiano y ahora adquieren contundencia dos nuevos sospechosos en un contexto de "neto crimen pasional".
Ello se desprende de la extensa cronología que brindó el hombre en la víspera, asistido por la defensora Eva Valev de Jensen.
"La conocí por mi patrón el miércoles. Fuimos a venderle muebles. Se interesó por uno y necesitaba una entrega de $500", dijo.
"Me llamó para el miércoles. Ahí ya fui solo. Tampoco tenía la plata. Nos conocimos más. Ella me hizo fotos y me enojé".
Sms borrados
Consultado sobre el motivo, aclaró: "Ella era casada. Si el marido me veía en el celular me iba a matar".
Acordaron que la visitaría el viernes. "Fui tipo 11.30 a 12. Me recibió afuera. Y estuvimos sentados en un banquito", acotó.
"Como a 20 metros había una camioneta roja o bordó estacionada. Eso la incomodó. Y me fui rápido porque mi patrón me esperaba para las 14", ahondó.
Desde ese lugar, el colombiano habría enfilado para otra cliente, a 25 minutos de la casa de Lovato.
Causa y efecto
Ante los investigadores, la versión luce compacta.
Por ende, la línea investigativa ahora se inclinaría hacia seis "amigos" de la víctima. En especial, dos que habrían sido cercanos.
Como la autopsia estima el horario de muerte entre las 14 y 15, los policías intuyen que el homicida quizás vio llegar y retirarse de la casa al colombiano. En ese encuentro, creen divisar un hipotético móvil "pasional".
Desde esa lógica, hicieron hisopados a once hombres en Salavina y ayer al propio colombiano. Asimismo, se tomaban testimonios a familiares de la víctima en los que abundarían largos silencios y baches emocionales que conspiran contra el esclarecimiento del asesinato de la joven.



Diario Sud

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram