Cuando la pasión y los sentimientos van de la mano del fútbol.


En la República Argentina sabemos que el fútbol es pasión de multitudes. Se vive de manera especial en cada rincón del país, con miles de historias de todo lo que encierra el folclore y la pasión con la que vive la gente con sus clubes barriales  o aquellos que con el tiempo fueron logrando estar en las primeras ligas.
Es común ver como en cada familia, los padres fueron inculcando a sus hijos su pasión y amor por su club y de generación a generación como se va haciendo hincha y viven con mucho fanatismo cada encuentro que juega su club.
Sin lugar dudas esta es la historia que hoy te queremos contar desde Diario Sud; donde la pasión por el fútbol y los sentimientos  de toda una familia van de la mano, como la que vivió hoy Don Esteban Simón Díaz de Villa Ojo de Agua, que viajo a Buenos Aires junto a su hijo Sergio y su nieto Marcelo Agustín Díaz, para cumplir el sueño de ingresar todos juntos al estadio de los Rojos de Avellaneda,  tres generaciones que aman al club Independiente y verlo a Marcelo probándose en las inferiores del club.
Emoción, alegría, y muchos sentimientos encontrados vivió la familia Díaz, que sin lugar a dudas estas horas en Buenos Aires quedará marcado en lo más profundo de cada uno de ellos, con una jornada que se inició con la prueba futbolística de Marcelo en el predio del club Independiente en la categoría 2001, para luego ingresar al estadio y cumplir el sueño de pisar todos juntos el campo de deportes del club de sus amores.
Tan fue la emoción y la alegría de todos, que aprovecharon y se fueron a conocer los estadios de  Boca, River,  sacándose postales que quedaran marcados en el recuerdo de todos.
Marcelo y su pasión por el fútbol
Desde niño demostró que tiene cualidades para jugar el fútbol. Con solo 13 años llegó a jugar en la 9°na división del club Mitre de Santiago del Estero, para luego regresar a Villa Ojo de Agua y jugar con solo 14 años por primera vez la liga amateur de fútbol, con el equipo de los Changuitos del club Instituto, para luego probar suerte  en Racing de Córdoba, donde por razones de salud no continuo jugando; ya que lo operaron de apéndices.
El año pasado volvió a jugar e integró el equipo de Yupanqui en la liga de Villa Ojo de Agua, y este año  fue convocado para integrar  su amado club Instituto de Villa Ojo de Agua.
En la jornada se presentó a una prueba en el club Independiente en la categoría 2001 y también probara suerte en el club Millonario, con el sueño de ser tenido en cuenta y poder hacer una carrera futbolistica, levantando la bandera de Villa Ojo de Agua y Santiago del Estero.

Diario Sud

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram