Pin It

Widgets

Pánico por encapuchado que manosea mujeres y niños en Sumampa.

Diario Sud | 10:16 | 0 comentarios

Siempre aparece encapuchado apenas se oculta el sol. Es delgado, alto y usa ropa oscura. Sorprende a las mujeres de cualquier edad. No les roba nada, sólo las manosea en sus partes íntimas. Pero no sólo personas del sexo femenino son sus víctimas. Los niños también son atacados por el depravado que no tendría más de 20 años.
Los hechos se produjeron en el predio del ferrocarril de Sumampa (Quebrachos). La gente, especialmente del barrio Este, utiliza varios senderos para regresar a casa o dirigirse al Centro.
Una vecina, quien se domicilia en el barrio Este, radicó una de las denuncias en la Comisaría 33ª. Tiene 42 años. Recordó que hace un par de semanas, a las 20.30, se dirigía hacia un comercio del Centro y comenzó a recorrer el sendero de unos 150 metros. A mitad de camino, la pasó corriendo un joven. “Se detuvo metros más adelante y se agachó como si se atase los cordones de la zapatilla. Cuando pasé por el lado suyo, me atacó. Pensé que me robaría el celular porque lo llevaba en la mano alumbrando el camino”, afirmó la mujer a Nuevo Diario. Pero se equivocó. “Me manoseó toda, le pegué una patada y se fue corriendo”, relató. La denunciante, añadió: “Esa noche estaba por enviar a mi hija de 11 años al comercio que está cerca del predio del ferrocarril; no se qué le hubiera pasado”.
El lunes a la noche sucedió otro caso similar y tomó intervención la Policía, aunque en esta ocasión fueron niños. Dos chicos, de 10 y 11 años, se habían quedado a jugar en la plaza San Martín del Centro con el primo de uno de ellos, luego de salir de la escuela. Cuando quisieron regresar al barrio Este, donde residen, ya estaba oscuro. Habían pasado pocos minutos de las 20 cuando comenzaron a caminar por el sendero. Al llegar a la altura de un árbol, fueron sorprendidos por el encapuchado. Trató de agarrar a los dos chicos, pero sólo tomó la mochila de uno de ellos, mientras que el otro corrió. “Volvé, ayúdame”, le gritó, mientras el sujeto lo agarraba de la mochila. El niño regresó a auxiliar a su amigo y, tirando de su mano, logró que se cortara la correa de la mochila que era agarrada por el depravado. Logrando escapar. “Este tipo los iba a manosear o hacer cualquier otra cosa; mi hijo ya no quiere ir a la escuela”, afirmó la mamá del menor de 11 años.
Los vecinos indicaron que los hechos se repiten por las noches, sin que pudieran detener o identificar al autor.
“Está limpio, pero hace falta luz”
Las víctimas y las madres de los niños atacados indicaron que el predio del ferrocarril —actualmente sin uso— “está limpio”, sólo con algunas malezas bajas; en embargo, le falta iluminación. “Necesitamos que pongan dos o tres focos, hace falta luz; toda la gente corta camino por ahí, nadie da la vuelta y hace tres o cuatro cuadras más”, indicaron. 


Archivado en::

0 comentarios