"Plan B" para intentar evitar la perpetua al colombiano.

La defensa del colombiano Jefferson Parra sostendría que éste carecía de relación alguna con María Teresa Lobato y, por ende, procurará mudar el proceso de homicidio fuera del ámbito de "violencia de familia".
La joven fue ultimada de 18 puñaladas en su casa de Toro Pozo, Salavina, el 28 de abril.
Detenido por segunda vez el 15 de junio, el colombiano cayó víctima de su propia ingenuidad: desde el 28, mantenía guardada en un ropero las zapatillas "bañadas" con sangre de la víctima a las que ni siquiera lavó.
Convertido en un único sospechoso en obtener una excarcelación extraordinaria y caer preso de nuevo, el extranjero podría ser juzgado y condenado a perpetua.
A sabiendas de ese futuro previsible, la defensora Eve Valev de Jensen trabaja contrarreloj, ya que enfrente tiene a la fiscal Aída Farrán Serlé, resuelta en clausurar el proceso y enviarlo a juicio oral.
Antes, la defensora procura llevar el proceso a un juez de Control y Garantías, pero por fuera del Juzgado de Género, a cargo de Elizabeth Morán.
Abstrayéndose de la estrategia de ambas, Jefferson Parra transcurre los días barriendo en la Alcaidía de Tribunales.
Su historia en Santiago tuvo un giro de 180 grados el 23 de abril. Conoció a Lobato, mientras trabajaba en una miniempresa dedicada a la venta de muebles de Sumampa. Hubo química mutua y quedaron en verse tres días después.
El 26, el colombiano arribó a la casa de Lobato. Intercambiaron números de celular. La joven prometió comprarle un mueble, pero debía entregar de seña $ 500 que esperaba le fueran enviados por su marido, Gustavo Cejas, desde Córdoba.
El 28, el extranjero llegó a la vivienda, convencido de que consumarían una atracción física ventilada por whatsapp. Furioso, quizá por una desavenencia sexual, la mató. Cayó preso el 29 de abril y quedó libre en mayo. Otra vez, lo detuvieron el 15 de junio, previa confesión.

Diario Sud

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram