Breve reseña histórica de La Madre del Consuelo.

Un hacendado del pago de Sumampa quiso dedicar a la Virgen Santísima una capilla con este designio escribió a otro paisano suyo le mandase del Brasil un bulto o un simulacro de Nuestra Señora en el misterio del Inmaculada Concepción, para colocarla en dicha capilla que estaba fabricando. En virtud de este encargo se le remitieron desde Brasil, no una sino dos imágenes para que escogiese el que mejor le pareciese.
A fines de junio de 1630 se cumple en Sumampa el gran milagro de María Santísima, la cual venera los presentes una imagen de nuestra Señora, pero ahí está la maravilla: La imagen “aparecida” es del título de la madre de Dios con el Niño Jesús dormido entre sus brazos y no la pedida de la Inmaculada Concepción, que quiso quedarse en Luján a finales de noviembre es colocada en la capilla o ermita entonces terminada por la familia de Don Farias de Saa.
En el año 1670 con la solemnidad se habré a los fieles de María Santísima llamado entonces Nuestra Señora de Consolación, por con la llegada la Santa Virgen trajo a estas tierras el consuelo, el gozo y la paz.


Diario Sud

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Instagram