Pin It

Widgets

La milagrosa imagen de Nuestra Señora de la Consolación de Sumampa.

Diario Sud | 8:28 | 0 comentarios

La historia de cómo llegó la imagen de Nuestra Señora de la Consolación tiene sus particularidades. Se cuenta que don Antonio Farías Sáa, un hacendado portugués radicado en Sumampa, quiso erigir en su estancia una capilla en honor de la Virgen. 
Solicitó a un compatriota suyo, residente en Pernambuco, Brasil, el envío de una imagen de la Inmaculada Concepción de María. Para una mejor elección, su amigo le envió dos imágenes. En marzo de 1630, las imágenes de la Virgen llegaron al puerto de Buenos Aires procedentes de San Pablo en un navío denominado "San Andrés" y luego, acondicionadas en sendos cajones, fueron colocadas en una carreta. 
Luego de tres días de viaje, la caravana a la cual se incorporó la carreta, hizo un alto a 5 leguas de la actual ciudad de Luján, en el paraje de Zelaya, para pernoctar en la Estancia de Don Rosendo de Trigueros. Al día siguiente, ya dispuestos a continuar la marcha, los bueyes no consiguieron mover la carreta. Después de intentos fallidos, bajaron uno de los cajones y los bueyes iniciaron la marcha sin dificultad. 
Intrigados por el contenido del cajón, encontraron al abrirlo, una imagen pequeña (38 cm de altura) de arcilla cocida que representaba la Inmaculada Concepción. Los creyentes interpretaron el hecho como providencial, y entregaron la imagen para su custodia a don Rosendo de Oramas, el dueño de la casa ubicada en la actual localidad de Zelaya, del partido del Pilar, a 50 km del actual emplazamiento del santuario. 
La segunda imagen, que representaba a María con el niño en sus brazos, llegó a destino a fines de junio de 1630 y a fines de noviembre fue colocada en su capilla o ermita (un humilde rancho construido con piedras, cal, barro y techo de paja). 
Las fiestas patronales de noviembre recuerdan este hecho de la inauguración de la capilla. En el año 1670 con gran solemnidad se abre a los fieles de María Santísima, llamada entonces Nuestra Señora de Consolación, porque con la llegada la santa Virgen trajo a estas tierras el consuelo, el gozo y la paz.

Archivado en::

0 comentarios