Pin It

Widgets

Le extienden detención por castigar con un cinto al hijo que se durmió en culto evangélico.

diario sud | 9:27 | 0 comentarios

La jueza de Género, Norma Morán, extendió la detención de un vecino de Quebrachos, acusado de patear en la cabeza y apalear con la hebilla de un cinto al hijo de 15 años, por haberse quedado dormido en el culto evangélico.
Así lo resolvió la magistrada, al hacer lugar a la prórroga de detención de Gustavo Guerrero, con residencia en el Bº El Jarillal, cerca de Sumampa.
En audiencia, el equipo de la fiscal Cecilia Gómez Castañeda reveló que Guerrero atacó mal al joven y después fue denunciado por una de sus cuñadas.
Según la causa, no era la primera vez que el sujeto agredía de tal magnitud al joven.
Miedo las 24 horas
“Siempre el chico estaba con temor. Y controlaba el regreso del padre del trabajo, porque temía ser golpeado”, subrayó el doctor Gustavo Benjamín Zavalía.
A su turno, la defensora, Marta Barragán, no negó la crudeza de la historia, pero pidió la excarcelación de Guerrero y adelantó que él no tiene problemas en abandonar su casa.
Barragán no pudo evitar contrarrestar los informes adversos de los vecinos, sumado al médico.
Todos, dejaron en claro que Guerrero agredía con frecuencia al joven y que su propia familia vivía paralizada por su sola presencia.
Contundencia
Ahora, hay un médico que confirmó la paliza al chico. Testigos y una cuñada que lo acusan de golpeador, todo coronado con una investigación incipiente.
Sin más que reclamar, la magistrada no tuvo otra salida que prorrogar el encierro a Guerrero.
Su última estación quizá se precipitaría (dentro de dos semanas) con un juicio abreviado, condena en suspenso y casi segura exclusión del hogar.

Archivado en::

0 comentarios