Pin It

Widgets

Tres de las 14 cuchilladas propinadas por Parra fueron las que mataron a Teresa Lobato.

diario sud | 9:57 | 0 comentarios

El colombiano Jefferson Parra habría asesinado de 14 puñaladas a María Teresa Lobato, pero tres de esas estocadas fueron las que terminaron con su vida, el 28 de abril del 2017 en Toro Pozo, departamento Salavina.
Así se informó en la jornada inaugural del debate, a cargo de los vocales Alfredo Pérez Gallardo, Daniela Campos y Julio Carmelo Vidal.
El testigo más importante fue el forense, quien hizo la autopsia y ayer analizó los cortes.
Aclaró que tres heridas pudieron haber causado la muerte y las restantes resultaron superficiales.
Hipótesis
Al ser interrogado por la defensa, a cargo de Eva Valev de Jensen, el profesional manifestó que por las heridas podría conjeturar que se trató de un “crimen pasional” (textual como lo mencionó), al que adosó cierta cuota de “emoción violenta”. 
Según la defensa, los informes indican que Parra fumó marihuana e ingirió 4 pastillas de viagra.
El forense habría clarificado que los elementos causan diferentes efectos.
La marihuana provocaría cierta disfunción eréctil y, por el contrario, el viagra sería un vasodilatador.
Sirve para tratar la disfunción eréctil porque aumenta el flujo sanguíneo hacia el pene durante la estimulación sexual.
A criterio del forense, combinados (marihuana y Viagra) podría acarrear confusión y órdenes contradictorias del cerebro.
La perpetua temida
Parra está imputado por “homicidio calificado por mediar violencia de género”, reprimido sólo con prisión perpetua.
Por el contrario, la defensa plantea la teoría de un “homicidio simple bajo circunstancias extraordinarias de atenuación”. Su plan es rescatarlo de la perpetua.
La defensa manifestó que el crimen no se niega, pero sí la calificativa.
Trascendió que Valev de Jensen interpreta que Parra se extralimitó con la marihuana y el viagra, al punto de convertirse en un cóctel explosivo.
Sin embargo, la fiscal, Gabriela Gauna, se aferró a su estrategia y buscará establecer que no fue un “homicidio simple”, sino un asesinato dentro de un contexto de violencia de género. La defensa descree de esa hipótesis penal.
Las dos caídas del extranjero y el ADN que lo delató
23 de abril: Parra y María se conocieron, mientras él recorría la zona vendiendo muebles para una mini empresa que operaba en Sumampa. Charlaron y quedaron en verse tres días después.
26 de abril: el colombiano se trasladó a la vivienda de María. Intercambiaron números de celular y la joven le encargó un mueble, pero le adeudó la seña de $ 500 que dijo le haría llegar cuando se lo enviara su esposo desde Córdoba.
28 de abril: Parra fue de nuevo a la casa de María, entusiasmado, después de varios días de charlar y confesar cierta atracción. La investigación indica que la asesinó, escapó y se desprendió de pruebas incriminatorias: sangre, el arma homicida, y ropa.
29 de abril: la fiscal Aída Farrán Serlé dispuso la detención del colombiano. Antes, él negó que conociera a María.
Mayo: la Justicia lo liberó, tras concederle la excarcelación extraordinaria.
15 de junio: cayó de nuevo el colombiano. Lo delataron, una mochila con ropa suya “bañada” en sangre y un par de zapatillas con sangre de María.
22 de octubre: comenzó el juicio que puede enviar a Parra a perpetua, su fantasma tan temido.
Madre
Entre los testigos citados para hoy, se destaca la madre de la víctima, Rosalba Lobato.
La mujer supo señalar que su hija era una joven dócil y que su hijo adolescente le confío que conocía al colombiano.
También fueron citados, la enfermera que corroboró la muerte de la joven y los policías a cargo del procedimiento.
Fuente: El Liberal.

Archivado en::

0 comentarios