Pin It

Widgets

Villa Ojo de Agua y sus particular fiesta de las Alumbradas en el sur santiagueño.

diario sud | 12:44 | 0 comentarios

La gran fiesta de las “alumbradas” en Ojo de Agua, en el sur santiagueño, limítrofe con Córdoba, dejó miles de postales de los reencuentros familiares que se vivieron con intensidad en el marco de la recordación de los fieles difuntos, velándolos toda la noche, compartiendo en familia las comidas que les gustaban en vida, ahí mismo, al lado de su tumba. Todo ello, con una gran quermés que se extendió por seis cuadras, con miles de turistas de la región y de otras provincias.
Al respecto, el intendente de la villa serrana, Antonio Bitar, explicó: “Hasta las cinco o las seis de a tarde (del día 2) la costumbre de la gente es permanecer en el cementerio. Incluso en toda la noche no se cierra el cementerio, muchos amanecen en el lugar, porque la costumbre de la gente es ir y comer al lado de la tumba lo que al muerto le gustaba, una tradición muy particular. Todo el mundo va con mesas, sillas, el mate, la comida y comparte los alimentos al lado del muerto, esa es la tradición”.
Esta fiesta tiene la particularidad de ser la más importante que la del Festival del Artesano, que de todas las fiestas que se hacen aquí en el pueblo, porque todos vuelven para esta fecha el que está en Buenos Aires, el que vive en Rosario, el que está trabajando en Santa Fe, el que se fue hace 20 años. Gente que se la ve una vez al año”, destacó. Otro dato positivo es que “los hoteles estuvieron llenos todos, no son muchos, son 8, 10 hoteles, pero estuvieron colmados”, señaló y mencionó que incluso los hospedajes de la vecina ciudad de Sumampa estuvieron seguramente completos también.
En la capilla ecuménica se celebraron dos misas en cada jornada del viernes y del sábado. Y los pastores también predicaron desde estas instalaciones dentro del cementerio.
El intendente destacó dos aspectos más de esta celebración única al relatar: “A los viajeros que pasan les llama la atención ver tanta gente en el cementerio” a esas altas de la noche y la madrugada, multitudes caminando por todo el sector y una romería de feriantes, puestos y comidas poco frecuentes o inexistentes en estas fechas en otros lugares del país.
Y el otro detalle curioso, la cantidad de turistas que se sorprendieron también al ver las estatuas del paseo Bella Vista, recientemente inaugurado por la comuna local, donde se arrimaron para poder tomarse una selfie, para llevarse de recuerdo de Villa Ojo de Agua.
Fuente: El Liberal.
Fotos: Coco Herrera.

Archivado en::

0 comentarios