Pin It

Widgets

Ya está todo listo para la XXIV edición de la Fiesta provincial del Tanicu 2018

Diario Sud | 14:43 | 0 comentarios

La escuela N° 406 Sor Mercedes Guerra de Salavina con el auspicio del superior gobierno de la ´provincia y la comisión municipal de Villa Salavina, ya tiene todo listo para recibir el próximo domingo 14 de octubre a los miles de turistas y vecinos del sur santiagueño para vivir una nueva edición de la Fiesta provincial del Tanicu a la vera del río Dulce, donde desfilaran más de 30 artistas y las academias de danzas locales, de la zona y delegaciones que llegaran a disfrutar de una jornada inolvidable en la cuna del folclore santiagueño.
Las autoridades educativas, en exclusiva dieron a conocer a Diario Sud la grilla de artistas que subieran al escenario para ponerle todo el ritmo del folclore, chámame, cumbias y otros ritmos con artistas locales, contratados y delegaciones que llegan de diferentes puntos del país.
La edición XXIV contará con la presencia de Sergio Galleguillo, Las Sachas Guitarras Atamisqueñas, Huguito Flores, Carlitos “El Príncipe” Jiménez, Sachanmanta, Tero Ponce y Los del Montón, Potencia Chamamecera, Herencia, Los Santiagueños del Alba, Cirio Díaz, Sacha Ucuman, Florencia Trejo y Los Changos de Telares, Eligio Gómez, La revancha Chamamecera, Juan Díaz, Sebastián Basualdo, Banda Lucero, Raza Joven, Reflejos del Salitral, Hernán Paz y sus Changos y Yoni Cejas.
La conducción estará a cargo de Juan José Rocabado, Walter “Chiquitin” Maldonado y Guillermo Chazarreta.
Los interesados en comprar las entradas anticipadas, tendrán un valor de $150 y ya están en venta en la institución educativa.
Tradición
El Tanicu es un mitológico personaje al que también llaman el “Dios de la miseria”. No existe temor por su aparición, sino por el contrario, un gran anhelo de su visita, que finalmente ha de beneficiar a quienes tengan el privilegio de haber sido elegidos por él para compartir un almuerzo. Se trata de un joven que vive oculto en las entrañas del monte, en una situación de miseria permanente. Sus atuendos son desalineados y rotosos, pantalones remendados, sombrero viejo y desprolijo, harapiento, no tiene calzados y sus pies delatan que nunca los tuvo por su enorme tamaño y el aspecto costroso. Justamente esa ceremonia se rememora cerca del mediodía entre los miles de visitantes que disfrutan del almuerzo y que reciben la “visita del Tanicu” en cada mesa.









Archivado en::

0 comentarios