Pin It

Widgets

Familias del departamento Mitre en el sur santiagueño, se siente "Olvidados".

diario sud | 17:58 | 0 comentarios


Cansados de las falsas promesas y de vivir cada verano sus casas rodeados por el agua de los bañados, los vecinos de las comunidades de Loma Blanca, San Nicolás, El Albardón y La Estelita en el interior del departamento Mitre, reclaman una solución urgente a su problemática para no quedar aislados y seguir sobreviviendo en una zona donde por años prometieron levantar el camino, hacer alcantarillas, bordos, etc para que no sufran más todos los pequeños productores que viven en esta zona del sur santiagueño.
A través de una carta pública, una vecina relató en primera persona cuál es la real situación que deben afrontar cada vez que el río Utis incrementa su caudal. Hace algunos años que solicitan la apertura de caminos que les permitan dirigirse a zonas altas y a su vez, la construcción de viviendas para vivir dignamente.
“Esta es una de las tantas zonas afectadas por los bañados en esta época del año y, con las constantes lluvias en el norte del país, el caudal del rio Útis crece a pasos agigantados, dejando los pobladores de Loma Blanca, San Nicolás, El Albardón y La Estelita totalmente aislados”, expresa Nora Carrizo en nombre de todos los vecinos, a lo que agrega que una vez que el río desborda, cubre completamente los campos y caminos. 
“El panorama de estos parajes por estos días es desolador. Algunos pobladores salen con sus animales a lugares más altos, hacen puestos improvisados con palos y plásticos, se van sólo con lo indispensable y abandonan sus hogares, los que se llenan de agua. Los pobladores que se quedan sufren todo tipo de peligros” ya que se exponen a enfermedades y picaduras.
Recordaron que en el año 2016 tuvieron un bañado “muy grande” que se extendió a lo largo de ocho meses. “En esa ocasión los pobladores nos autoevacuamos en postas y escuelas”.
Estas familias solicitan una solución que viene siendo solicitada hace algunos años: la construcción de caminos que les permita trasladarse para que una vez que llegue la crecida no permanezcan aislados. 
Según puntualizaron, son aproximadamente 30 km de camino los que deben trabajar. “Nosotros sabemos que los políticos no tiene la culpa por las lluvias pero sí son las encargados de velar por el bien de todos los habitantes de la provincia”, sostienen. 
“Somos olvidados (…) lo último que se pierde es la esperanza y aún nos queda algo de fe de que algún día vamos a estar mejor. Creo que tenemos los mismos derechos que cualquier otro lugar de nuestra querida República de vivir bien y en buenas condiciones. No pedimos por pedir, necesitamos imperiosamente la solución a nuestros problemas, sabemos que si se puede lograr”, concluye la carta.  






Archivado en::

0 comentarios