Pin It

Widgets

Sumampa se prepara para los X Años de la Coronación Pontificia de la Virgen del Consuelo.

diario sud | 14:51 | 0 comentarios

El amor a las imágenes de Santa María Virgen frecuentemente se manifestó adornando su cabeza con una corona real. Esta costumbre de representar a la Virgen coronada data, en el pueblo cristiano, desde muy antiguo. Los Romanos Pontífices no solo secundaron esta forma de piedad popular, sino que, además muchas veces, personalmente con sus propias manos, o por medio de obispos delegados, coronaron imágenes de la Virgen Madre de Dios ya insignes por la veneración pública.
El 24 de junio de 2008 comunicaron por escrito que el Santo Padre había concedido de muy buena gana que la venerada imagen de la Santísima Virgen María junto con la representación de Nuestro Señor Jesucristo Niño, que recibe piadoso culto en la ciudad de Sumampa, bajo la advocación de Nuestra Señora de la Consolación, pueda ser adornada con la preciosa corona en nombre y con la autoridad del mismo Sumo Pontífice, cumpliendo con un querido y adorado deseo de tantas generaciones de comprovincianos de ver coronada a la Virgen de la Consolación de Sumampa, que desde 1630 fijo su morada en nuestras queridas tierras santiagueñas.
Un gran impulsor fue Mons. Audino Rodríguez y Olmos, quien no solo impulsó la fiesta a partir de la carta pastoral escrita un 15 de agosto de 1938, sino que también con la Coronación Pontificia. Estas son las palabras que expresaba en su carta a todo el pueblo santiagueño acerca de este hecho: y así aceleraremos el día, que acaso no está lejos, en que la misma dulce Madre nos haga gustar, por intermedio del Vicario de su Hijo Jesucristo, el inmenso consuelo de ver coronada la imagen de Nuestra Señora de la Consolación de Sumampa con la coronación pontificia, en augusta e inolvidable ceremonia. 
En el año mariano diocesano, el cual comenzó el 23 de noviembre de 2008 y finalizó el 23 de noviembre de 2009 fue propicio para realizar la celebración de la coronación pontificia de la Virgen de la Consolación de Sumampa, que fue presidida por el nuncio apostólico en el país, Mons. Adriano Bernardini, y concelebrada por el obispo de Santiago del Estero, Mons. Francisco Polti y el obispo auxiliar, Mons. Ariel Torrado Mosconi.

Archivado en::

0 comentarios