Pin It

Widgets

Nieta de los primeros pobladores de Cuchi Corral devolvió una antigua reliquia religiosa.

diario sud | 11:02 | 0 comentarios

Este año la tradicional fiesta patronal en honor a la Inmaculada Concepción de María, en la localidad de Cuchi Corral, departamento Quebrachos, tuvo un condimento especial, que la hará histórica, quizás inolvidable, ya que una antigua reliquia de la primera capilla que tuvo, pero que el tiempo derruyó, volvió a su lugar de origen de la mano de una descendiente de las primeras familias que poblaron este histórico enclave.
En un gesto que conmovió a la comunidad católica de esta población del sur santiagueño, Teresa del Valle González, quien vive en Río Ceballos, Córdoba, hizo entrega (mejor dicho, devolución) de un cuadro de San Ramón Nonato, que integrara las reliquias de aquella vieja capilla levantada por 1800 por el reconocido coronel Fernández, comandante de Avipones, férreo defensor de la frontera sur del avance de los aborígenes más hostiles de los actuales territorios de Santa Fe y Chaco.
Al respecto, Marcela Acuña, directora de Turismo de la Municipalidad de Sumampa, relató: “El cuadro era de la vieja iglesia. Aparentemente cuando la capilla cae en ruinas, los vecinos rescatan algunos objetos para guardarlos, y queda en manos de su abuela”. Luego pasa a manos de su madre y es ella quien le entrega la imagen a la señora Teresa, quien la aceptó con la única condición de que la devolvería “al lugar que pertenece”.
“La iglesia de Cuchi Corral es una de las tres que levantara el coronel Fernández junto a la de Villa Quebrachos y San Vicente”, destaca Acuña, ferviente investigadora de la historia de toda la zona, quien también recordó que el nombre del pueblo, Cuchi Corral (Chiquero de chancho) se cree que se debía a que “la indiada se refería así al corral del coronel”, porque éste solía ponerse “colorado, porque era de tez muy blanca, con ojos celestes chiquitos”.
Acuña mencionó que en reconocimiento a la actitud desinteresada de la benefactora, se le entregó un diploma recordatorio de su gesto: “Nos pareció muy valioso que ella quisiera devolver parte del patrimonio, histórico, religioso, cultural y popular de ese pueblo, porque quizás para sus descendientes no va a tener el mismo valor que para esta comunidad y su actual pequeña capilla. Por eso queremos destacar el gesto de devolver a donde pertenece una obra de arte tan antigua, y ojalá otras personas puedan seguir este ejemplo”.
“Nos contó que para su madre era tan importante este cuadro, que estaba colgado a la cabecera de su cama y que tenía un protagonismo familiar, un valor muy importante, porque ella y sus dos hermanos nacieron bajo ese cuadro, ya que las madres tenían sus hijos en la casa. Luego, la fecha de la fiesta le pareció el momento oportuno para devolverlo y así lo hizo”, finalizó Marcela Acuña.
Fuente: El Liberal.

Archivado en::

0 comentarios