Pin It

Widgets

Una foto obtenida a escondidas delató al colombiano y lo puso en el “foco” de la policía

diario sud | 12:46 | 0 comentarios

Jamás María Teresa Lobato jamás dedujo que una “travesura” suya ayudaría a la policía a conocer el rostro de su homicida.
Así lo dejó en claro la madre de la joven, asesinada de 14 puñaladas en su casa de Toro Pozo, Salavina.
Al declarar ante el tribunal, Rosalba Lobato recordó que su hijo le mostró una foto del colombiano Jefferson Parra, a quien se atribuye el homicidio.
Rosalba indicó que la foto le fue sacada a escondidas por María, el día que lo conoció: el 23 de abril.
Aliados, los hermanos
Compinches, María señaló a su hermano, adolescente, que le hizo una foto al vendedor de muebles que acababa de conocer.
Cuando el 28 de abril fue ultimada la joven, los policías no tenían testigo alguno.
En plena “sequía” investigativa, el joven puso a disposición la foto del colombiano y el 29 de abril la fiscal Aída Farrán Serlé pidió su detención.
El policía
También declaró ayer el policía Oscar Palavecino, uno de los tres policías que llegaron cuando Rosalba denunció el crimen de su hija.
El funcionario manifestó que el cuerpo de la víctima “se encontraba en una habitación”.
Con ello clarificó aún más la trama del horror, cuyo único testigo es la hija bebé de María.
Es decir, se conjetura que Parra arribó a la vivienda y fueron a la habitación.
Nadie sabe por qué, pero el colombiano la atacó y le produjo cortes adelante y atrás.
Los expertos enumeraron algunas heridas en las manos de la víctima, en claro indicio de defensa.
Violencia de género vs. homicidio simple
La defensa de Jefferson Parra reconoce el asesinato, pero su objetivo es rescatarlo de la prisión perpetua.
“Homicidio calificado por mediar violencia de género”, serían los cargos enrostrados por las fiscales Silvina Paz y Gabriela Gauna, cuya única pena es la prisión perpetua.
En estos antagonismos depositan sus energías las dos partes, pero cada objetivo está regido por los testigos y la hipótesis final.
Hasta ayer, los testigos dejaron entrever que Parra y María se conocieron días antes.
Intercambiaron mensajes y el 28 de abril estalló la furia y el horror. María Teresa fue asesinada de 14 puñaladas y Parra cayó preso a las 24 horas.

Archivado en::

0 comentarios