Pin It

Widgets

El Coronavirus, una mirada del periodista Fernando Coronel.

diario sud | 17:20 | 0 comentarios

Hoy en Diario Sud tenemos en honor de poder publicar una nota del periodista Fernando Coronel, oriundo de Ramírez de Velazco que vive actualmente en Venado Tuerto, quien se ha capacitado en Periodismo sobre CoViD19 en la Universidad John Hopkins Baltimore – Maryland - EEUU (2020) y nos regala una reflexión de cómo se vive la pandemia en todo el mundo.
“Mi querido Sumampa está siendo azotado por el huracán CoViD19, acaso uno de los más terribles que tuvo que soportar la Humanidad en los tiempos contemporáneos. Estas noticias nos conmocionan y nos ponen a prueba como sociedad: durante la tormenta hay quienes muestran su Humanismo y quienes sacan a relucir sus miserias y cuando el vendaval se mengüe habrá que analizar si nos quedó una sociedad mejor o una sociedad más perversa que antes. La CoViD19 llegó con serias intenciones de devastar todo lo que encuentre a su paso, no sólo la salud de las personas. Aparecen los dedos acusadores, las opiniones inquisidoras, los chismes de conventillo, el revoleo de culpas, los nada disimulados intereses políticos, lo miserable del Ser Humano… Toda peste es en sí misma un combo explosivo que jamás llega en soledad. Y justo en ese punto es donde nos equivocamos de camino y comenzamos a hacer las cosas mal: CoViD 1 – Nosotros 0…. Y gana, siempre gana… 
Escribo estas líneas a casi 800 kilómetros de distancia y pensando que parte de mi corazón aún anda por esas callecitas y esos montecitos de ahí nomás; aunque hayan pasado 47 años que me trasplantaron a este sur santafesino. Estoy en Venado Tuerto, es medianoche y hace mucho frío. Terminé de grabar mi programa de TV hace una hora y en este momento escribo desde el rincón de mi casa que se transformó en home-office, en marzo la vida se detuvo de repente, todo cambió y ya sabemos que nunca volverá a ser lo que fue antes, sobre todo porque nosotros cambiamos demasiado. El encierro y el distanciamiento nos convirtieron en desconocidos con los vecinos con quienes hasta hace cinco meses compartíamos el mate en la vereda, vimos pasar el otoño y el invierno que se va por la ventana, pensando que ganábamos tiempo pero perdíamos vida. Hoy el virus nos azota de la más cruel manera, los aislados se suman de a cientos por día y varias decenas de contagiados se suman por jornada. Los periodistas que trabajamos en esto temblamos cada vez que nos llegan los mensajes del grupo del Ministerio de Salud porque sabemos que nos alertan de nuevos fallecimientos, hace una semana que fuimos declarados zona roja por la Nación y hay libre circulación del virus: todos podemos tenerlo o contagiarnos. Los santafesinos tenemos uno de los sistemas de salud más sólidos del País, pero está a punto de colapsar. En Venado Tuerto hay 12 Centros de Atención Primaria, cuatro Centros de Referencia, tres centros de aislamiento construidos en tiempo record, una clínica privada reconstruida exclusivamente para mitigar la pandemia, uno de los 14 hospitales nodales de muy alta complejidad de la provincia, tres sanatorios privados de media complejidad… Y ese fabuloso sistema está a punto de quebrarse. No faltan recursos, faltan médicos y enfermeras porque se enferman de la CoViD19. El mismo Ministerio recurre a Facebook para reclutar profesionales de la salud para un hospital que tiene capacidad para 800 camas comunes y medio centenar de camas críticas (con respirador) pero poca gente para atender a los enfermos. Sin embargo, no regresamos a Fase Uno. Los intereses políticos y económicos ganaron, nos dejaron solos, liberados a nuestra suerte. Y hay otro virus en la calle: la violencia. Cuando las cosas se desmadran, cuando las autoridades no son claras o se acusan entre ellas, empieza a reinar el descontrol. Las balaceras son cosa corriente y cuando escuchamos las ambulancias de noche después de un tiroteo ya nos acostumbramos a pensar “a quién le habrá tocado ahora?”. Sólo hoy sábado hubo 13 allanamientos de la Justicia Federal por narcotráfico. Las puertas se cierran por miedo al virus, a la violencia, a los robos… Hasta respirar da miedo. Y surge la pregunta: ¿Cuándo empezó todo esto? ¿Cómo llegamos a este punto? ¿Es posible que esta sea la “normalidad”?. Empezó cuando no entendimos que acusar, que difamar, que no ser solidarios, que pensar solo en uno mismo, que no entender que de esta se sale con el sacrificio de todos; era el peor camino que podíamos elegir. Las 140 mil almas que habitan esta ciudad saben que todos tendremos algo para llorar cuando esto termine (porque va a terminar, eso es seguro) pero también que todos fuimos responsables por acción u omisión.
Creo, humildemente, que mi Sumampa querido está a tiempo. Respeten lo que indican las autoridades sanitarias, quédense en sus casas, usen barbijo, usen alcohol, respeten las distancias aconsejadas, sean solidarios con el que enferma, no busquen culpables, no señalen con el dedo a nadie porque de una u otra forma el virus siempre llega (nadie quiere enfermarse de nada nunca), ayuden, cuídense entre ustedes, NO PIERDAN LA FE… A las autoridades, sean responsables como pareciera ser que lo están siendo hasta ahora, únanse que ya habrá tiempos para campañas, dejen de lado los egoísmos partidarios, piensen con la claridad de los grandes hombres que Santiago del Estero dio a la Historia de la Patria, actúen como caballeros al servicio de su Pueblo, cuiden el bien más sagrado que es la vida, no aflojen a las presiones económicas (no sirven de nada las lagrimas sobre un fajo de billetes: siguen siendo lagrimas), sigan estando a la altura de las circunstancias y su Pueblo se los agradecerá siempre. Manténganse dignos. A mis colegas periodistas, sólo digan la verdad y cuando estén seguros: mostremos que somos profesionales (con o sin títulos) y que nuestro trabajo es importante porque refleja la voz de todos. 
Les envío mi corazón desde acá. Les deseo que todo esto pase pronto, que nuestra amada Madre de la Consolación nos fortalezca en cada trance que debamos afrontar, que Dios nos proteja y que esta desgracia pase pronto. Fuerzas. La vacuna está a la vuelta de los meses, la Ciencia está haciendo su trabajo… Fuerzas, Sumampa! Los abrazo a todos y todas con mi más profunda solidaridad y respeto”. Finalizó.

 

Archivado en::

0 comentarios