Pin It

Widgets

Violento sujeto le arrancó cabellos a su esposa e hirió con un vidrio a su hijo en el barrio Matadero de Sumampa.

diario sud | 18:50 | 0 comentarios

Bastó un simple llamado telefónico para que un vecino de Sumampa, Quebrachos, liberase lo peor de sí, acusara a su esposa de hacerle cargar con una falsa paternidad, le arrancara “un puñado de cabellos” y le cortara con un vidrio en una mano a su hijo.
La Seccional 33 y la fiscal Cecilia Gómez Castañeda absorbieron tamaño cúmulo de escándalo y ahora intentan pacificar al protagonista, alejándolo de su grupo familiar.
Según la incipiente investigación, la víctima resultó Eugenia, quien residía en el Bº Matadero junto a Luis y sus tres hijos menores.
Ante los funcionarios, Eugenia habría señalado que su esposo arribó más loco de lo habitual y le exigió hablar urgente: “Me han dicho que no soy padre de mi hija”, trascendió.
Entre incrédula, perpleja y hasta molesta, la mujer le habría preguntado: “¿Quieres hacerte un ADN? ¿Por qué no le preguntas a tu fuente quién es entonces el padre?”, profundizó Eugenia. Luis masculló bronca y se limitó a comentarle: “Vos sabrás...”.
Las horas siguientes fueron de suma tensión. Eugenia abrió y se ocupó del quiosco que tiene en la vivienda y Luis se retiró. Retornó cuatro horas después y volvió a salir.
Al regresar lo hizo furioso y a los gritos. Como Eugenia intuyó que sería violento, tomó el recaudo de cerrar la puerta de la calle. Tal cual, Luis comenzó a insultarla desde la vereda, sin importarle que con ello atrajese la atención de sus vecinos.
Eugenia se acercó a la puerta para calmarlo y Luis introdujo una mano. La sujetó fuertemente del cabello y le arrancó “un puñado de cabellos”, deslizaron los voceros policiales.
Acto seguido, levantó un tronco de la calle y lo lanzó con violencia contra el portón, empecinado en destrozarlo y entrar a la casa a como diera lugar.
Uno de sus hijos se aproximó para tranquilizarlo y fue peor. Luis recogió una botella y la rompió. Con un vidrio, le habría cortado al hijo en la mano izquierda.
Desaforado y con sus vecinos registrándolo todo, el agresor se reconcilió con un atisbo de cordura, ascendió a su auto y se retiró insultando a Eugenia.
De la furia en la vereda, a una fría celda en la Seccional 33
Alertada, la fiscal ordenó apresar a Luis por entender que representaba un peligro para su entorno y para sí mismo, imputándolo, prima facie, por ‘lesiones agravadas por el vínculo’.
El hombre fue alojado en una celda de la Seccional 33 y ya recuperó la sensatez perdida. Por lo pronto, Gómez Castañeda apura la indagatoria que precederá a un abanico de oficios: pericias, socioambiental, testimoniales de su familia, entre otras medidas. La encrucijada en que Luis mismo ingresó torna imprevisible su futuro. En el mejor de los escenarios, lo espera una excarcelación y segura exclusión del hogar. De lo contrario, permanecería preso, le sería dictada preventiva, con un largo proceso cuya última estación sería juicio oral, o un abreviado.
Fuente El Liberal.

 

Archivado en::

0 comentarios