Pin It

Widgets

El santuario de Sumampa: una construcción de la época virreinal que sostiene la fe y la esperanza.

diario sud | 12:42 | 0 comentarios


El santuario de Nuestra Señora de la Consolación de Sumampa, construido por mano de obra indígena, fue refaccionado en numerosas oportunidades y reconstruido en 1782. Únicamente consta que este año estaba arruinado y en estado de no poder desarrollarse en él las celebraciones, sino las de suma necesidad y no haber otro recurso para el socorro espiritual de los fieles.
La fachada modificada en el transcurso del siglo XIX se levanta al ras con el tejado del techo que es en su totalidad de tejas, molduras muy simples que a manera de jambas y dinteles contornean las aberturas, son reforzadas con guardapolvos curvos sobre las puertas.
El sencillo interior se compone de una sola nave de veintiséis varas y medio de largo y seis varas y media de ancho, el coro alto de tablazón y barandilla de madera, del ancho de la iglesia todo bien tratado, el altar mayor con nicho en la pared donde está el Sagrario y arriba el nicho de madera de Nuestra Señora de la Consolación.
La agreste tierra santiagueña conserva muy pocos restos de su pasado colonial. Un terreno suelto, salitroso y las periódicas inundaciones que tornan dificultosos mantener en buen estado las construcciones y el temblor que en 1817 derrumbó casas y templos, han hecho del santuario del Nuestra Señora de la Consolación el único edificio en pie del periodo virreinal en toda la provincia de Santiago del Estero.
El santuario de Sumampa fue declarado monumento histórico provincial por decreto acuerdo A Nº 11 del 18-VIII-1972 y declarado monumento histórico nacional por decreto Ley Nº 1180 del 12-XI-1973, como un testimonio de alta valoración histórica, arquitectónica, religiosa y cultural.
Un hacendado del pago de Sumampa quiso dedicar a la Virgen Santísima una capilla, con este designio escribió a otro paisano suyo que le mandase de Brasil un bulto o un simulacro de Nuestra Señora en el misterio de Inmaculada Concepción, para colocarla en dicha capilla que estaba fabricando. En virtud de este encargo, le remitieron desde Brasil, no una sino dos imágenes para que escogiese él que mejor le pareciese. Dicha capilla o ermita sería un humilde rancho construido con piedras, cal y barro y techo de paja. Pues la pobreza de esa región y la carencia de máquinas para la construcción no daba para más.
A fines de junio de 1630 se cumple en Sumampa el gran milagro de María Santísima, la cual veneran los presentes una imagen de Nuestra Señora, pero ahí está la maravilla: La imagen “aparecida” es del título de la Madre de Dios con el Niño Jesús dormido entre sus brazos y no la pedida de la Inmaculada Concepción, que quiso quedarse en Luján a finales de noviembre y fue colocada en la capilla o ermita entonces terminada por la familia de don Farías de Saa. Las fiestas patronales de noviembre recuerdan este hecho de la inauguración de la capilla.
La imagen de Nuestra Señora de la Consolación llegó desde Brasil junto a la imagen de la Virgen de Luján (Bs. As.). Todos los 21 de noviembre se celebra su día en este santuario, al que concurre gente de todo el país, dando lugar a una fiesta muy original, donde se canta y baila durante los nueve días previos que dura la celebración. La Virgen es patrona de los transportistas, entre los que están la mayoría de sus fieles, y es muy milagrosa.
Según contaron desde la Subsecretaría de Cultura de la Provincia, los historiadores sostienen que la imagen de Nuestra Señora llegó a Sumampa hacia fines de junio del año 1630. La santa imagen debió ser depositada y venerada en la casa de Antonio Farías Saá; pero tan pronto fue posible y terminadas las obras de la pequeña capilla o ermita, se llevó allí la imagen en una ceremonia extraordinaria de fervor y concurrencia. El traslado tuvo lugar en los últimos días del mes de noviembre de ese mismo año de su llegada. Al acto del traslado no faltaría sin duda el primer cura párroco de la región don Juan de San Miguel y Arévalo, quien al poco tiempo fijaría su sede parroquial en este paraje, junto a la capilla de Nuestra Señora, por creerlo el sitio más conveniente como punto y centro y misión de culto y fe.
Muy pronto también la santa imagen fue venerada con el título de Nuestra Señora de la Consolación, por una tradición o devoción familiar, también por empeño o decisión diocesana; ciertamente la Virgen con su llegada había traído a estas tierras consuelo, gozo y paz.
Fuente: Nuevo Diario.








 

Archivado en::

0 comentarios