Escucharon en Cámara Gesell al hijo de "Tuti", quien quiso provocar una matanza.

 

Un grupo de psicólogos escuchó ayer a un adolescente de 13 años, en Cámara Gesell, hijo de una mujer atacada por su ex, rapada, abusada y mantenida privada de la libertad, mientras regaba la casa con tres litros de nafta.
El escenario fue una casa del Bº Doctor Acuña en Sumampa, Quebrachos. Allí, "Tuti", se presentó en la casa de su ex y con ello violó una restricción fijada el mes anterior, también por violencia de género.
Esta vez, "Tuti" llevó a empujones a la habitación a su ex pareja. En menos de veinte minutos, la rapó con una tijera; la abusó, la forzó a beber cerveza y después derramó nafta en la habitación.
Como le resultaba insuficiente, le agregó más nafta, pero en toda la casa. Luego, llamó por celular a un ex cuñado para que pidiera al hijo suyo, léase "Tuti", a que se trasladara a la casa.
Casi tres semanas después de caer preso por esa madrugada de locura, el hijo de "Tuti" recreó ayer el momento en que arribó a su vivienda y encontró a su padre al lado de su madre. Declaró que el sujeto divagaba y tuvo momentos en que pretendía un suicidio por duplicado, a excepción de su ex pareja.
Es decir, "Tuti" pretendió generar un incendio y que junto a su hijo "pasaran a una mejor vida", frase que el hoy detenido repitió hasta el hartazgo.
El trámite de la víspera fue presenciado por las partes. La mujer (hoy, aterrada en Córdoba) es representada por la abogada Nuria Kippes (foto), quien formuló ya una serie de medidas, a consideración de la fiscal Andrea Juárez.
Mientras el último mes del año transcurre inexorable, Juárez apura el trámite y acudirá derecho a una nueva audiencia de casi segura prisión preventiva.

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios