Pin It

Widgets

Por Fernando Coronel: La ciudad que venció a la CoViD19

diario sud | 20:36 | 0 comentarios

Sumampa es una pequeña ciudad del sur santiagueño (unos 12 mil habitantes entre el ejido urbano y la zona de influencia) que hace poco más de 16 días detectó su primer caso de CoViD19. Pocas horas más tarde, una catarata de casos positivos comenzó a llover sobre el lugar que, dicho sea de paso, no cuenta con respiradores ni tecnología para asistir los pacientes que se complican y deben ser trasladados a la capital provincial (280 km, aproximadamente). La localidad es uno de los principales centros comerciales de la región sur: bancos, mercados, comercios de todo tipo; están asentados allí y proveen a la zona. Casi inmediatamente después de conocerse la mala nueva, la gente se encerró en sus casas, las autoridades actuaron con absoluta premura y – salvo alguna que otra voz disonante – el arco político se abroqueló en torno a la idea de cerrar todo. A nadie se le ocurrió cuestionar la validez de las medidas (rigurosas, por cierto) que estableció el gobierno. Los comerciantes (que vienen sufriendo la misma situación que los comerciantes de cualquier otra ciudad del país) bajaron sus persianas, los ancianos fueron literalmente “recluídos” para su protección, las calles quedaron desiertas, los contagiados fueron controlados permanentemente, se realizaron testeos, se bloqueó todo lo que se podía bloquear, se implementaron protocolos estrictos para las actividades esenciales, el personal policial fue relevado (ya que podía haber allí un caso) y la provincia envío una importante cantidad de efectivos desde Santiago Capital para hacerse cargo de las comisarías y para controlar el cumplimiento de la cuarentena, los docentes de las escuelas primaria, secundarias y terciarias (que no están mejor que los docentes de cualquier otra provincia) no se quejaron sino que se arremangaron, redoblaron el esfuerzo y junto con sus alumnos tomaron una decisión absolutamente admirable: Iniciaron una tremenda campaña de conscientización pocas veces vista. Los artistas cantaron por las redes, en medio de la desgracia, para darle ánimos a su gente. Y no necesitaron recursos extras, lo hicieron a través de WhatsApp, de Instagram, de Facebook, de todos los medios que podían usar en beneficio de todos. Los expertos en CoViD fueron puestos a disposición y trabajaron codo a codo con todos los esenciales.
A los siete días de confinamiento, los casos comenzaron a descender. El virus estaba siendo jaqueado. La comunicación quedó a cargo del intendente de la ciudad, con comunicados claros, consensuados, concisos y realmente clarificadores. Las medidas, duras y drásticas, comenzaban a surtir efecto y el virus batía a retirada. Los sumampeños sabían que si llegaban a la transmisión comunitaria, estaban perdidos: sin hospital de alta complejidad, sin respiradores, sin los recursos que ofrecen las grandes urbes; no había mucho que hacer si el virus se descontrolaba… Y día a día le presentaban batalla con todo lo que tenían. Y llegó el momento en que no se detectaron casos positivos, y un día más y otro… Así hasta cumplir un ciclo completo; hasta que ayer llegó la mejor noticia que podía llegar: el virus batió a retirada y la zona quedó “liberada” de CoViD. Con el aval de los expertos en salud, con el consenso del gobierno local, con la seguridad de que la situación estaba bajo control; el gobierno provincial determinó el cese de la cuarentena, la policía que cubrió a sus pares de Sumampa volvió a Santiago capital y se ordenó que la ciudad regrese a su vida cotidiana con las prevenciones del caso. Anoche, cuando emprendían el regreso, cuando a la gente le dijeron que ya era seguro volver a las calles, hubo festejos de agradecimiento y hasta fuegos artificiales. La ciudad había vencido a la CoViD19. Esta mañana los comerciantes abrieron sus puertas y agradecieron estar vivos y sanos, los trabajadores volvieron a sus puestos y los vecinos a las calles. Saben que no será fácil recuperarse, pero para los santiagueños nunca nada fue fácil.
Santiago del Estero no es una de las provincias más ricas del país, por el contrario. Al menos no es de las más ricas en términos económicos, pero evidentemente lo es por lejos en otros términos. En Sumampa no hubo magia, simplemente la gente hizo lo que debería hacer cualquiera frente a esta situación: siguió las sugerencias y ordenes de sus autoridades, entendió la gravedad del problema y se puso a la altura de la circunstancia, en lugar de quejarse redobló esfuerzos, dejó de lado las diferencias políticas y los enconos personales, no se metió en la idiotez de cuestionar, desobedecer y, menos aún, de pensar en sus intereses personales y usarlos para presionar a las autoridades. Pudieron.
Acá, en el sur de Santa Fe, ya sin capacidad de respuesta sanitaria, discutimos si los comercios deben restringir o no sus actividades…
*Fernando Coronel - Periodista - Venado Tuerto, Santa Fe.






Archivado en::

0 comentarios