Delincuentes asaltaron a madre e hija en el paraje La Paliza y se llevaron bienes por más de medio millón.


Una mujer y su hija vivieron un verdadero calvario entre la noche del miércoles y la madrugada de ayer jueves. Ambas residen en un paraje del interior del departamento Salavina y desarrollan el comercio en una despensa que funciona en su hogar. Al menos ocho hombres armados irrumpieron en su casa y amenazándolas con armas las redujeron y maniataron mientras les exigían “la plata y la droga”. Como resultado les desvalijaron su vivienda y el negocio.
Ayer alrededor de las 4 de la mañana, a través del equipo de radiocomunicación, efectivos de la Seccional 39 de Los Telares fueron alertados por sus pares de la Comisaría 42 de Colonia Dora, que en el paraje La Paliza, en el interior del departamento Salavina, dos mujeres habían sido víctimas de un violento asalto a mano armada.
Rápidamente los uniformados se dirigieron al lugar y allí se entrevistaron con la damnificada, una mujer de apellido Cejas, de 59 años, la cual relató el infierno que habían vivido junto a su hija unas horas antes.
Angustiada y aún visiblemente nerviosa, comenzó a relatar a los efectivos que es viuda y que tiene una despensa llamada El Descanso a la vera de la ruta provincial 92.
Señaló que habían pasado unos minutos de las 22, cuando observaron llegar caminando a dos hombres que no eran de la zona. Ellos les manifestaron que habían sufrido un desperfecto en su vehículo y que alguien los había remolcado hasta allí, y que necesitaban beber agua y comer algo.
Sin imaginar el peligro que corrían, la mujer les permitió ingresar y apenas pasaron unos minutos, llegaron dos vehículos, uno tipo utilitario y un automóvil, de los que descendieron varios hombres.
Los desconocidos irrumpieron en el inmueble, portaban escopetas y pistolas y encendieron una especie de reflector con los que las encandilaron.
Alrededor de 8 delincuentes les apuntaban con sus armas y a los gritos les exigían que les entregaran “la plata y la droga”, que “ellos sabían” que tenía una importante suma de dinero.
De todas las formas posibles, las damnificadas les explicaron que ellas no tenían ni dinero y drogas.
Los malvivientes las ataron de pies y manos, cubrieron sus rostros con prendas de vestir y las encerraron en un baño.
Sospechoso
En un momento, uno de los delincuentes tomó el celular de la hija de la mujer, agendó algunos números y a esos contactos envió la ubicación de la despensa.
La damnificada asegura que estima que permanecieron unas tres horas encerradas en el baño, con temor, sin poder zafarse. Escucharon cómo revolvían de punta a punta la vivienda y su negocio.
Cuando dejaron de escuchar movimientos salieron del baño y entonces se dieron cuenta de que las habían desvalijado.
Se llevaron dos generadores de energía, un televisor plasma de 32’, un equipo de música de color negro con un parlante potenciado, tres baterías de autos, una bicicleta de color verde con negro, dos escopetas calibre 14 y 16 de color marrón, un revólver calibre 22 de color negro, con sus respectivos cargadores y cartuchos a bala, fiambres, bebidas, perfumes, planchitas de cabello, un secador de cabello, dos pares de zapatillas nuevas, prendas de vestir, una cadena de oro con tres dijes de oro, elementos de cocina, vajillas, entre otros.
Cejas estimó que todo lo robado está valuado en más de medio millón de pesos.
Una vez libres, las mujeres se trasladaron hasta la casa de un vecino, al cual le solicitaron ayuda y pidieron que se comunicara con la Policía.
El hecho fue informado a la fiscal de turno, Dra. Celia Mussi, la cual interiorizada de los pormenores, instó que se solicite la colaboración de la Dirección General de Investigaciones con todas las dependencias del área, para tratar de dar con los autores.



Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios