Mario Garnica, el patriarca de Barrancas cumplió 80 años.

El 24 de noviembre pasado, Mario Benjamín Garnica, festejó sus 80 años de vida. Nacido y arraigado desde siempre a Barrancas, en el Departamento Salavina, se yergue desafiante del tiempo y del paisaje agreste, sosteniendo y defendiendo a ultranza la cultura que lo nutrió desde niño, cuando recorría siete kilómetros a pie o en su burrito el sendero hasta la escuela primaria.
Su trayectoria está marcada por la mano generosa que le extendió, el entonces Supervisor Escolar, Silvano Farath, cuando ya concluía sexto grado. Asombrado por el temple y la relación con los libros, del ??tigrecito de Barrancas??, como lo calificó, le propuso a sus padres para llevarlo a estudiar la carrera de maestro en la ciudad Capital.
A pesar de la resistencia de su madre y de su propio temor, Mario Garnica, se subió al Cordobés en Chilca Juliana, rumbo a La Banda y de ahí a Santiago del Estero.
Después de cinco años de permanecer, como un hijo más, en el domicilio de Don Silvano Faraht, inmortalizado por su brillante trayectoria, en la educación de Santiago del Estero, con este gesto configuró un símbolo del docente que recogió una semilla del monte chato, con un manto blanco de salitre y le depositó en sus manos la misión de continuar la redención de su pueblo, que sufre por años, desde que el río Dulce se fue alejando y convirtió a los bañados en jume y arenal.
Mario Benjamín Garnica, obtuvo el título de Maestro Normal, en la Escuela del Centenario Nº 1, forjadora de líderes, en el año 1965.
Regresó a su pago y luego de desempeñarse en diversas escuelas de su región, incluso emulando a Jorge W Ábalos, abrió y reconstruyó el local en Taco Totorayoj, con la ayuda de los pobladores, a donde asistía recorriendo 27 kilómetros a caballo.
Finalmente recaló en Barrancas, donde se jubiló en el año 1993, como Director.
Recibió numerosas distinciones, entre las cuales, la más reciente le otorgó la Cámara de diputados de la Provincia, a su trayectoria, en el marco de la cultura popular.
La docencia fue el eje sobre el cual giró el compromiso con su gente. Fue Comisionado Municipal, entusiasta integrante del Alero Quichua Santiagueño, delegado zonal de los productores de Salavina, impulsor junto a otros lugareños del Encuentro Anual de Cultura Ancestral, cuya sede la escuela Fermín Sabalza de Barrancas?, conductor de programas radiales difundiendo la música folclórica, cuna de Don Sixto Palavecino y de los violineros más auténticos de Santiago del Estero.
Barrancas es la cuna de la chacarera, afirma. En su rancho, como él llama a la casa que perteneció a Fermín Sabalza, Atahualpa Yupanqui, compuso con el Soco y Cachilo Díaz, el himno de Barrancas, La olvidada. Esta casa-museo es el centro de atracción de estudiosos, escritores, músicos, cantores, periodistas, para nutrirse de la sabiduría simple, notable de Mario Garnica.
Desde su condición de quichua hablante, penetró en los orígenes de la histórica Barrancas, que lo cuenta como su vocero más auténtico.
Escuchar su sabiduría sachera, adornada con la musicalidad del quichua, que no tiene ribetes académicos, es disfrutar de la armoniosa amistad que abrazó para siempre con su tierra y con su gente. Ese sufrimiento que a pesar de los años no le permite acceder a los servicios elementales de agua potable y energía eléctrica.
Seguramente, Mario Garnica, es uno de los miles de santiagueños diseminados en la vasta geografía provincial, que sostienen el horcón de los pueblos que no quieren morir de tedio y soledad.
El singular festejo se realizó en una finca de San Esteban, con la actuación de numerosos músicos, cantores y bailarines destacados.


Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios