Identificaron ayer el cadáver de Ojo de Agua y sospechan de “mejicaneada” de 15 kg de cocaína

El hallazgo de un cadáver con cinco disparos en el rostro durante la mañana del domingo último en una zona montuosa del paraje Kilómetro 49, a 20 metros de la Ruta Nacional 9 y a 60 km de Ojo de Agua, provocó una profunda investigación. La víctima llevaba más de diez días sin vida y no había ninguna persona con esas características físicas que estuviera desaparecida en tierras santiagueñas. En consecuencia, comenzó a intercambiarse información con las fuerzas de seguridad de provincias vecinas, aunque desde un principio sobrevoló la sospecha del narcotráfico por cómo se concretó el asesinato y las pistas apuntaron a Salta.
Efectivamente, la noticia de un cuerpo NN en Santiago del Estero develó que había un salteño, domiciliado en la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán, que estaba desaparecido.
La familia lo había visto por última vez el 18 de diciembre del año pasado, pero con el paso de los días sin noticias del hombre de 34 años, realizó la denuncia una semana después en la policía de la vecina provincia. Los padres indicaron que por las características físicas y de vestimenta del cuerpo, era su hijo. Viajaron hasta la morgue del hospital Independencia de la “Madre de Ciudades”, donde ayer confirmaron que se trata de Nelson Gabriel Aramayo, a quien conocían como “Lobito”. Trabajaba como “bagayero”, que es la persona que se dedica a pasar los bultos de mercadería de contrabando desde Bermejo, Bolivia, hacia Aguas Blancas, Salta, desde donde es llevada en vehículos hacia Orán, donde la entregan a los pasajeros de los tours de compras. Los padres habrían manifestado que su hijo salió diciendo que viajaba a Córdoba en colectivo, sin brindar demasiados detalles, por lo que se analizan cámaras de seguridad en las terminales de ómnibus de Salta, Tucumán y Santiago del Estero, y de los accesos a esta última provincia. Se tratará de determinar si realmente viajó en colectivo o en un vehículo particular y con quién.
De las primeras averiguaciones policiales y el entrecruzamiento de información con investigadores salteños, todo apuntaría al narcotráfico. En este sentido, una de las hipótesis sostiene que la víctima habría “mejicaneado” a una banda narco, al quedarse con alrededor de 15 kilos de cocaína que no fue entregada a otros contactos de la organización criminal. El hombre fue “entregado” y terminó muerto a balazos en el rostro, signo de “mucha bronca”, de acuerdo con esa línea de investigación.
No obstante, se profundizan esta y otras teorías para identificar al autor o autores que concretaron el asesinato que es investigado por los detectives del Departamento de Homicidios y Delitos Complejos, con la colaboración de la Dirección de Drogas Peligrosas y la Departamental 15 de Ojo de Agua, bajo la dirección de la fiscal Carla León.

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios