Tras separarse de su exnovia, joven denunció agresiones y hostigamiento.

 
Luego de una relación amorosa que los unió durante varios años, una pareja de la ciudad de Ojo de Agua decidió poner fin al romance. Fue el sujeto quien terminó el noviazgo, cansado de las agresiones físicas y psicológicas que sufría de parte de la mujer.
La denuncia fue realizada por un obrero de la construcción de 29 años, en la sede de la Comisaría Comunitaria 10 de la Mujer y la Familia de Ojo de Agua y comenzó a ser instruida por la Unidad Fiscal de la Capital.
De acuerdo con lo manifestado por la víctima a los “guardianes del orden”, durante tres años mantuvo una relación sentimental con una joven de 25, residente en cercanías de su vivienda. Pero en los últimos meses de su noviazgo, la relación comenzó a complicarse por los celos de la mujer y las constantes agresiones psicológicas que sufría.
Tras mantener discusiones, según denunció el damnificado, era agredido físicamente con golpes de puño en el rostro. Además de causarle rasguños en el rostro, cuello y brazos. La situación, para el denunciante, terminó tornándose cada vez más grave, por lo que un día decidió hablar con su expareja y manifestarle que “no quería seguir con ella más”.
Temía por su vida. Temía que un día un ataque más grave se produjera. Por lo que no dudó, hace un año atrás, poner fin al noviazgo. Desde ese momento, se alejó de la denunciada. No tenían contacto y evitaba cruzarse con ella en la calle o en algún evento. Además, dejó de frecuentar los amigos que tenían en común, para evitar problemas. Pero la mujer, lejos de adoptar la misma postura, hostigaba a la víctima.
Mientras pasaba el tiempo tras la ruptura de la relación, la mujer continuaba agrediendo físicamente y amenazando a la víctima. El último hecho de violencia que sufrió se produjo anteayer, cuando el damnificado se encontró con la mujer en la calle. Lo interceptó y comenzó a agredirlo, mientras le decía que “ella lo amaba y quería retomar la relación”. Pero ante la respuesta negativa de la víctima, la mujer reaccionó de manera agresiva.
Temiendo por un nuevo episodio de violencia, el damnificado se presentó en la sede policial, donde radicó la denuncia penal correspondiente por el delito de lesiones y amenazas de parte de su exnovia. Al tiempo que aseguró que sufre hostigamiento de manera constante por parte de la agresora. El damnificado indicó que “nunca la denunció penalmente por temor a represalias de parte de la mujer y por vergüenza a ser víctima de violencia”.
Ante la situación, la Justicia dispuso que las partes sean notificadas de una prohibición de acercamiento e impedimento de contacto. Mientras se comenzaron a tomar declaraciones testimoniales a los ocasionales testigos del hecho denunciado.
Fuente: Nuevo Diario.

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios