Crimen del salteño: no hallaron restos de sangre en el automóvil del "socio".

 
Un nuevo dato en la investigación por el brutal crimen del "bagallero" salteño, que fuera hallado muerto el pasado 31 de diciembre a la vera de la Ruta Nacional 9 con cinco tiros en la cabeza, reforzaría una de las hipótesis de las pesquisas que intentan esclarecer el sangriento hecho.
Fuentes cercanas a la causa —que lleva adelante la Unidad Fiscal a cargo de la Dra. Lorena Nieva— revelaron a que no hallaron restos de sangre en el automóvil Volkswagen Vento que fue secuestrado en Córdoba, hace un mes, y en el que se sospecha podría haber sido trasladado el hombre asesinado.
Como se recordará, se trata del vehículo incautado por una comisión del Departamento de Homicidios y Delitos Complejos en la vivienda de una supuesta amante de Ezequiel Rojas, el cordobés prófugo de la Justicia, sobre quien pesa un pedido de captura nacional e internacional.
Según se supo, las autoridades judiciales a cargo de la investigación habrían recibido el resultado de las pericias realizadas por los expertos de Criminalística y de la Policía Científica en el interior del rodado.
Al parecer la prueba de luminol Blue Star —un reactivo muy sensible que permite la búsqueda y localización de manchas de sangre— habría arrojado resultados negativos sobre la presencia de sangre en las partes internas del vehículo.
La hipótesis de las pesquisas era saber si Aramayo había sido trasladado muerto ya en ese rodado.
Con los resultados negativos, los investigadores podrían confirmar la teoría que de que el "bagallero" salteño —oriundo de Orán, de 33 años— podría haber sido trasladado vivo y asesinado en nuestra provincia, y que sus agresores habrían limpiado la escena del crimen para evitar ser descubiertos y arrojado el cadáver cerca de la localidad de El 49 donde finalmente fue descubierto.
Es válido mencionar que las pesquisas llegaron hasta el cordobés —amigo y socio de Aramayo donde además la víctima "paraba" con la mercadería procedente de Salta para luego ser llevadas a Buenos Aires—a través de las cámaras de seguridad ubicadas sobre la Ruta 9, en el ingreso a la ciudad de Villa Ojo de Agua.
Tras conocer este dato la policía fue por Rojas, pero ya no se encontraba en su provincia natal.
También vale remarcar que a pesar de las inspecciones reitiradas que se hicieron en el lugar donde apareció el cadáver de Aramayo —en una zona montuosa, entre las localidades de El Cerrito y El 49— no se encontró ninguna vaina ni otro elemento vinculado a sus atacantes.
Solo se supo que Aramayo podría haber sido ejecutado con un arma 9 milímetros.
Ahora, la teoría de que ingresó vivo a nuestra provincia se acrecentaría entre los detectives la cual también sería reforzada por los restos de tierra encontrados en las zapatilla del salteño. Por tal situación los investigadores presumen que "caminó hasta el monte" donde finalmente murió.
"Tenía una espina incrustada en el calzado" indicó una fuente cercana a la causa que además sostuvo que tal elemento sería compatible con la vegetación del lugar. Las averiguaciones por el brutal asesinato continúan mientras buscan dar con el paradero de Rojas.
Fuente: El Liberal


Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios