Temiendo por su vida y la de sus hijos, mujer denunció a su hijo mayor por violento.

 

Desesperada, un ama de casa se presentó ante la Policía y pidió ayuda. Conmocionada, le contó a los efectivos de la ciudad de Ojo de Agua que temía que su hijo terminara matándola y reconoció que “es víctima de constantes agresiones físicas y psicológicas”.
El hecho fue denunciado por una mujer de 50 años residente en el barrio Raúl Alfonsín de la ciudad de Villa Ojo de Agua en la Comisaría Comunitaria Nº 10 de la Mujer y la Familia y comenzó a ser investigado por la Justicia. Según trascendió, eran aproximadamente las siete de la tarde de anteayer, cuando la víctima se apersonó en sede policial junto a una hija adolescente. Le pidió al efectivo de la guardia hablar con el oficial. De inmediato, ante el uniformado comenzó a contar el calvario que vive desde hace años en manos de su hijo, que sería una persona violenta. De acuerdo con lo manifestado por la víctima, el joven de 30 años reside en el mismo inmueble que ella y sus demás hijos, menores de edad.
Pero desde hace un tiempo comenzó a tornarse más violento. Se enoja por cualquier motivo y reacciona de manera agresiva con las personas que tiene a su alrededor, por lo que terminó convirtiendo en blanco de constantes agresiones tanto verbales como psicológicas y físicas a su madre y sus hermanos.
“La verdad tengo miedo de que nos termine haciendo algo más grave”, le habría dicho la damnificada a los uniformados. Mientras les pedía por favor que “tomen cartas en el asunto para evitar una tragedia”.
Tras la denuncia penal por lesiones y amenazas, la Policía dio intervención en el caso a la Unidad Fiscal de la Circunscripción Capital, que dispuso una serie de medidas judiciales a seguir en las próximas horas por los uniformados.
Además, se llevó a cabo la inmediata aprehensión del sospechoso en un procedimiento que fue realizado en su vivienda y fue alojado en sede policial, por disposición de la Fiscalía de Capital.
Los efectivos realizaran un informe socio-ambiental y un relevamiento vecinal en el domicilio de la víctima con el fin de establecer fehacientemente si existieron otros hechos de violencia que no fueron denunciados oportunamente. Además de determinar la relación que mantienen madre e hijo.
La víctima fue examinada por el médico de Sanidad Policial, que le diagnosticó lesiones curables en dos días, salvo complicaciones. Mientras que la menor no tenía heridas visibles.
Fuente: Nuevo Diario.

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios