Pin It

Widgets

Los pobladores de Ojo de Agua reportaron la caída de una “lluvia rojiza”.

diario sud | 12:27 | 0 comentarios


Pobladores de la zona rural de Ojo de Agua aseguraron que  tuvieron una “precipitación de color rojizo” durante la madrugada del sábado  que cubrió de ese tinte bebederos, pisos y recipientes donde se suele acumular el agua de lluvia.  
Pobladores de Taco Pozo y de Sol de Julio comentaron que se pudo observar en los pozos de las calles y también en los vehículos cuyas carrocerías y parabrisas mostraban un color rojizo “tras la lluvia”. 
El intendente de Ojo de Agua, Antonio Bitar, dijo que numerosos pobladores comentaron que los pozos con agua en las calles “estaban de color rojo como si fuera en Misiones”.  
A su vez, agregó que también le informaron que “en los vehículos se notaba -después de la lluvia- como un polvillo pegado, un polvillo rojizo, como si fuera una tierra muy finita”, señalaron. En la zona, no hay antecedentes de algún hecho similar, al menos en los últimos años, según recordaron.

En tanto, el ser consultado el experto en Agrometeorología del Inta (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria) el Ing. Howard Van Meer, señaló que en sus años de experiencia nunca escuchó alguna versión similar a la de la “lluvia roja” que señalan haber visto algunos pobladores del departamento Ojo de Agua. Sin embargo, no descartó que pudiera responder a “partículas de polvo en suspensión” que podrían haber estado en el aire y que pudieran haber sido arrastradas por la lluvia que se precipitó en forma tenue en la madrugada del sábado en algunas zonas de la serranía.  No obstante, al no haber estado allí ni verificado el fenómeno se excusó de no poder brindar alguna otra explicación al respecto. 

Antecedente 

Una publicación de la revista ABC Ciencia, informó sobre un episodio de una lluvia roja, en 2001. Los ciudadanos de Kerala, al sur de la India, vieron caer una lluvia de color escarlata durante dos meses. Godfrey Louis, físico de la Universidad de Cochin de Ciencia y Tecnología, se interesó por el raro fenómeno. Recopiló varias muestras y, bajo el microscopio, observó que el agua no tenía polvo ni arena, sino células rojas, muy parecidas a los microbios de la Tierra, pero sin pruebas de ADN. En su explicación, sugirió la posibilidad de que un cometa podría haberse desintegrado en la atmósfera superior y salpicado las nubes cuando flotaban sobre la Tierra, de ahí la lluvia roja. Pero nada pudo comprobarse. 

               

Archivado en::

0 comentarios