Tres cordobeses estafan en el Sur Santiagueño con servicios fúnebres inexistentes.

Tres cordobeses han sido aprehendidos en Sumampa, Quebrachos, acusados de estafar a numerosas personas de dicha ciudad, inclusive de Los Telares, Salavina, vendiéndoles falsos servicios fúnebre para una reconocida cochería.
Pese al hermetismo en que el personal de la Seccional 33 y la fiscal Celia Mussi delinean las bases de la investigación, se sabe que los tres cordobeses se conducían en un automóvil y fueron apresados este martes, mientras se encontraban en un bar céntrico.
Los protagonistas resultaron dos hombres y una mujer oriundos de la capital cordobesa. Sin ruborizarse, primero habrían desplegado su logística en Los Telares, al desembarcar con la excusa de vender tentadores servicios fúnebres, especialmente en exponente e la tercera edad y de condición humilde.
Lo sugestivo
Los investigadores confiaron que el trío de socios requería recibos de sueldos y la entrega de las tarjetas de cobro de sueldos y planes, detalles que generaron sospechas en dos interesados.
Alertados, los policías pusieron manos a la obra y lanzaron al personal de la Brigada a las calles. No les demandó mucho dar con varios damnificados, quienes refrendaron las operaciones, con recibos y tarjetas, incluidos.
Para mayor contundencia, los responsables de la cochería familiar de Los Telares informaron que carecían de agentes o vendedores, deslizó un alto funcionario.
Formalizada la denuncia, los investigadores interceptaron a los tres cordobeses en un bar. Se sabe que se movilizaban en un automóvil, al parecer carentes de la debida documentación.
Denuncias e indagatoria
Con el mismo ímpetu, los funcionarios recibían ayer denuncias y los acusados se encontraban alojados en la 33, a la espera de una definición.
La fiscal Mussi habría dispuesto indagarlos en el transcurso de la esta jornada, pero antes también aguardaría informes de antecedentes de las autoridades cordobeses.
No es todo. Los policías cotejaban documentación y estudiaban al dedillo los "contratos" firmados por los cordobeses y familias de mínima formación, tanto que desconocían que bajo ninguna circunstancia debían entregar a los desconocidos sus tarjetas de cobro.


Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios