La Iglesia pidió a la Virgen de Sumampa vivir este cambio nacional con Esperanza.

Peregrinos y devotos de diferentes puntos del país llegaron como cada año al vallecito de Sumampa para demostrar su fe y devoción a Nuestra Señora de la Consolación de Sumampa, en oportunidad de celebrarse su fiesta mayor, con la presencia del obispo de la Diócesis de Santiago del Estero, monseñor Vicente Bokalic, quien pidió durante su homilía "vivir estos tiempos con esperanza y sin bajar los brazos".
Después de la hermosa lluvia, el vallecito se vio invadido por feligreses que llegaban a pedir o dar gracias a la patrona del Pueblo santiagueño.
Los festejos comenzaron con diferentes  ceremonias en el santuario y en la basílica, y por la tarde la imagen de La Virgen de Sumampa salió de su morada en andas con el grupo de servidores, acompañada de autoridades de la iglesia, sacerdotes y devotos que peregrinaron por el vallecito de Sumampa Viejo, acompañado por los jinetes que cada año le dan un color especial a la festividad.
El rector del Santuario, padre Daniel Álvarez  fue el encargado de animar la procesión a acompañado por el coro de la Parroquia de Sumampa y el Santuario.
Luego de la procesión, comenzó la misa central, con el predio del santuario colmado de fieles , donde el obispo en su mensaje, destacó "A este vallecito de Sumampa Viejo venimos a renovar nuestra fe y nuestra esperanza; esa fe que hemos heredado de nuestros mayores, de quienes nos criaron, y que nos atraviesa en esa mujer llamada por Dios para que sea la madre de los cristianos y la madre de los santiagueños. Ella nos convoca, ella nos reúne, ella nos atrae, ella nos invita", expresó monseñor Vicente Bokalic al hacer referencia a la importancia de esta veneración popular de la provincia de Santiago del Estero.
Tuvo una especial mención para quienes no pudieron llegar a venerar a la Virgen del Consuelo, y les dedicó un párrafo especial de su mensaje.
"Sabemos que por las condiciones en que estamos viviendo, muchos hermanos no van a poder llegar por temas laborales, la crisis económica y tantas situaciones y los vamos a tener presentes. Vamos a pedirle a la Virgencita que nos dé la fe para que no dejemos este camino", dijo el obispo Bokalic.
Por último, pidió a los santiagueños "vivir este tiempo de cambio nivel nacional con esperanza; a seguir caminando; a no aflojar; a buscarnos y a apoyarnos entre todos, y pedir a nuestras autoridades que estén junto a los más necesitados, que haya conciencia, porque se están viviendo momentos de mucha incertidumbre y de miedo".
La Imagen original de la Patrona del Pueblo Santiagueño, una vez finalizada la misa fue llevada al santuario histórico nacional, donde esperara hasta el próximo año la llegada de sus hijos nuevamente.








 

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios