Terrible hecho: golpeó a su expareja, la violó, roció con nafta muebles y ropas, y al llegar su hijo amenazó con que se quemaría con el menor.

Un terrible hecho de violencia de género se registró anoche en el barrio Dr. Acuña de la ciudad de Sumampa, del cual fue víctima una empleada doméstica de 33 años, quien fue atacada brutalmente por su exconcubino, que la sorprendió cuando salía de bañarse. Le aplicó violentos golpes de puño en distintas partes del cuerpo y con una tijera le cortó los cabellos, además de arrojar combustible a muebles y ropas, a los que intentó quemar.
Según relató la víctima a las autoridades de la Comisaría Comunitaria N.º 33, el hecho ocurrió en la medianoche y en circunstancias que ella salió de bañarse. Estaba secándose en su pieza y escuchó unos golpes, por lo que pensó que era su hijo menor que regresaba a la casa, por lo que le dijo: “ya va”. Indicó que estaba envuelta en un toallón y secándose el cabello, cuando de pronto se percató de la presencia de su expareja, quien estaba al lado suyo.
El sujeto, que tenía una prohibición de acercamiento y todo tipo de contacto con ella por el plazo de 180 días, ya que lo había denunciado por un hecho anterior, la arrojó hacia la cama y comenzó a darle golpes de puño en la cabeza y en el rostro, tras lo cual le arrebató el teléfono celular y tras desbloquearlo comenzó a controlarlo.
A los gritos el sujeto le reclamaba que estaba por salir con alguien, y le preguntó con quién lo haría, manifestándole que se había olvidado de él rápidamente, para luego volver a golpearla. El sujeto fue hacia el comedor y regresó con dos botellas que contenían combustible, que roció en los muebles y ropas, amenazando con quemarlos.
Pero de inmediato agarró de los cabellos a la víctima –que estaba desnuda- y la arrastró hacia el comedor, donde la hizo sentar. “Me falta hacer algo”, le dijo y fue hacia el baño, desde donde regresó con una tijera y le cortó el cabello, mientras ella lloraba y le pedía que no le hiciera más daño. El agresor abrió la heladera y sacó una lata de cerveza, obligándola a que beba, mientras él seguía revisando el teléfono celular.
La obligó a que siga bebiendo mientras él hablaba por teléfono con su hermano, pidiéndole que le diga al hijo que tuvo con la víctima, que vaya a la casa haciéndole creer que él estaba en otro lado. El individuo culpaba a la mujer de todo lo que estaba ocurriendo, y tras llevarla a la habitación la obligó a acostarse y a mantener relaciones sexuales en contra de su voluntad.
Tras llevarla al baño para que se higienice, la obligó a trasladarse a la habitación para que se cambie. Después la llevó otra vez al comedor mientras él revisaba el celular. Acto seguido siguió echando nafta en las distintas dependencias del inmueble, y el olor del combustible descompuso a la víctima, por lo cual el acusado la sacó hacia el fondo.
Fuente: Nuevo Diario

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios