Le robaron valiosos bienes y los ubicó gracias a su netbook.

Um hombre de 73 años y de apellido Costamagna, domiciliado en el barrio Centro de la ciudad de Sumampa (departamento Quebrachos), denunció el robo de valiosos elementos desde un inmueble de su propiedad, entre estos, reposeras, un televisor LCD marca Sony, herramientas varias, una aspiradora Atma y una netbook marca Asus. Explicó en la denuncia que posee un campo de seis hectáreas, ubicado a dos kilómetros de la ciudad, completamente perimetrado y donde él edificó una vivienda. Cuando el pasado 25 de enero se dirigió al lugar alrededor de las seis de la mañana, descubrió con inmensa angustia que le habían sustraído los costosos elementos y decidió radicar la denuncia.
Según supo los delincuentes habrían encendido la netbook e ingresaron al sistema para intentar hacerse una transferencia. El propietario detectó ese movimiento y conoció la ubicación de los delincuentes y el botín. Las fuentes consultadas aseguraron: “Aquí todos sabemos quiénes son los ladrones”, y lamentaron la ausencia —según aseguran— de un castigo real a los mismos. Tras la denuncia en la Comisaría Comunitaria Nº 33 y con intervención de la fiscal Belkis Alderete, los efectivos se dirigieron a una vivienda del pasaje Santiago del Estero, en el barrio Fonavi, domicilio de un sujeto de apellido Ferreyra (36), donde los malvivientes estarían pernoctando.
La Policía ya tenía las identidades de los ladrones, que increíblemente son menores, a excepción de uno de ellos; 15, 17 y 20 años. El mayor sería el cabecilla de la banda a la que achacan numerosos hechos ilícitos.
Cuando llegaron al domicilio, el propietario dijo que los sujetos a quienes buscaban estaban al frente, en una habitación que les había prestado, ya que conocía al mayor de ellos (identificado como Lucas Perea) y este le pidió alojamiento manifestando que no tenía dónde quedarse.
Fue parte de un trato de palabra entre ellos, porque Perea le estaba haciendo un trabajo de albañilería y accedió a darle alojamiento. Entraron a la pieza señalada —de 3x6— y hallaron a los delincuentes y los bienes en cuestión, valuados en más de 400 mil pesos. Fueron trasladados a sede policial y la fiscal dispuso que los menores sean entregados a sus padres (ambos de barrio Matadero). Respecto al joven de 20 años, vecinos aseguran que también fue liberado.
Fuente: Nuevo Diario.

Entradas que pueden interesarte

Sin comentarios